BALTASAR GARZÓN ASUMIRÁ COMO ABOGADO DE EVO MORALES PARA INVALIDAR ORDEN DE CAPTURA

El expresidente boliviano Evo Morales, refugiado en Argentina, señaló este jueves que un equipo de abogados integrado por el jurista español Baltasar Garzón lo representará en las gestiones para invalidar orden de captura emitida por la justicia de su país.

“Constituimos un equipo internacional, con el doctor Baltasar (Garzón) en Europa”, dijo el dimitido gobernante en una rueda de prensa, un día después de que la fiscalía boliviana ordenara su arresto, en una investigación por supuestos delitos de “sedición y terrorismo”.

“Vamos a actuar jurídicamente contra esta orden de aprehensión que no es constitucional ni legal”, advirtió en relación al servicio que le prestará el exjuez español que persiguió a Augusto Pinochet, logró su detención en Londres entre el 16 octubre de 1998 y el 2 de marzo de 2000, e intentó dejarlo en prisión por los crímenes de lesa humanidad cometidos en su dictadura (1973-1990).

El documento, firmado por los fiscales de La Paz Jhimmy Almanza y Richard Villaca, ordena a fiscales, policías y funcionarios públicos que detengan y conduzcan a Evo Morales ante las oficinas de la fiscalía.

La indagatoria del ente persecutor comenzó tras una denuncia presentada por el actual ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, el 22 de noviembre.

El proceso contra el exgobernante izquierdista, quien dimitió el 10 de noviembre pasado, se sustenta en un audio revelado por el secretario de Estado, en el que se escucha la presunta voz de Morales dando instrucciones a uno de sus partidarios, el cocalero Faustino Yucra, para bloquear caminos e interrumpir el suministro de alimentos a algunas ciudades.

“Yo no tengo miedo a las detenciones, fui cuántas veces detenido y confinado… asilado y refugiado, solo me faltaba eso”, sentenció el requerido ex mandatario, quien tras 14 años en el poder dejó su cargo, luego que los observadores de la OEA acreditaran que hubo fraude en la estrecha elección que le dio un cuarto mandato.

Después de su renuncia, varias ciudades bolivianas, principalmente La Paz y su vecina El Alto, sufrieron escasez de alimentos y combustibles, lo que obligó al gobierno interino de Jeannine Añez a habilitar puentes aéreos para abastecerlas.

Morales, de 60 años, volvió a insistir en que el Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido que lidera, ganará las elecciones convocadas por el gobierno de transición, sin fecha aún.

El MAS aún no tiene candidatos, mientras en la oposición se perfilan el expresidente centrista Carlos Mesa y el líder civil regional Luis Fernando Camacho, ambos piezas clave para la renuncia de Morales.

“En todas las encuestas con o sin candidatos seguimos primero, aunque hemos bajado bastante”, añadió Morales, quien tras salir de Bolivia fue asilado en México y tras la llegada del peronista Alberto Fernández a la Casa Rosada, voló a Argentina para pedir la calidad de refugiado.

El exmandatario señaló que volverá a Bolivia pero más adelante. De momento, hará campaña por su partido desde Buenos Aires. “Tengo tanto deseo de estar en Bolivia, pero los compañeros permanentemente vienen a visitarme, dirigentes, autoridades (…) La mejor forma de operar sigue siendo desde Buenos Aires”, agregó.

 

Deja tu Comentario

<