DE ANIMADOR DE TV A CONDUCTOR DE MULTITUDES

Dante Adrían Cuello Ruarte es su verdadero nombre aunque en Caucete todos lo conocen como Zapallo Cuello, y es que su seudónimo nació en la televisión local cuando conducía un ciclo dedicado a los jóvenes llamado Parada 4, quizás uno de los programas mas vistos por Canal 13 de Cable y el que le dio popularidad debido a su natural forma de llevar adelante el ciclo.
Ya en aquel momento la política le llamó la atención a este pícaro comunicador y fue así que le puso su esfuerzo a algunas campañas electorales donde desplegó su ingenio y creatividad tanto en la pantalla chica como en el trabajo de la militancia, pasaron algunas aguas por debajo del puente y nuevamente se alistó en las filas políticas esta vez acompañando la candidatura de Julián Gil cuando el proyecto era solo eso, una idea, trabajó junto a otros y conoció el sabor del triunfo junto al líder del Movimiento Unidos Triunfaremos, comenzó entonces una labor de afianzarse en su perfil laboral pero no pudo desligarse de su costado histríonico y cada vez que se lo requería como conductor de un evento allí estaba.
Fanático de Ulises Bueno, lo imita tan bien que muchos se asombran al escucharlo en alguna juntada de amigos, es alegre por naturaleza y eso es lo que transmite cuando se pone al frente de cientos o miles de personas, alcanzó una ductilidad propia de un profesional, sucedió el último viernes cuando se presentó ante miles de estudiantes en la presentación de camperas, un clásico realizado en el novedoso Skate Park de Caucete, allí desplegó todas sus virtudes llevando a los jóvenes por diferentes estadíos y eso les encantó, la juventud encuentra en este conductor una persona de cierta referencia, alguien que demuestra que mas allá de las dificultades que tengamos a nivel personal lo importante es sentir a pleno la vida.
Su costado social lo impulsa ahora a organizar su lugar de residencia y es que consciente de las necesidades del Barrio Industrial planea articular proyectos que eleven la calidad de vida de sus vecinos.

Miguel A. Suarez

Deja tu Comentario

<