El Gobierno local, dispuesto a ayudar con las boletas del gas

En el Gobierno sanjuanino hay intención de acompañar el pedido de la Nación de hacerse cargo del 50% del costo de la tarifa social de gas, que en San Juan beneficia a alrededor del 26% de los usuarios. La cuestión fue tema central en la reunión que tuvo lugar en la tarde de ayer, encabezada por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, tras la protesta de distintos sectores por el fuerte incremento que han tenido sobre todo las facturas de luz y gas.

"Vamos a acompañar el pedido de la Nación porque estamos en condiciones de financiarlo", dijo anoche el ministro de Hacienda, Roberto Gattoni quien, aunque no estuvo presente en el encuentro, siguió de cerca las negociaciones.

Según las cuentas que sacan en el Ejecutivo provincial, se trata de alrededor de 2 millones de pesos por bimestre.

Además de la reunión para tratar el tema, en medio de la polémica por la suba de tarifas, el presidente Mauricio Macri pidió ayer públicamente a los gobernadores y a los intendentes que eliminen los impuestos de las facturas de los servicios. Lo hizo a través de un mensaje grabado en la zona de yacimientos de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, a donde viajó junto al ministro Aranguren.

Sobre esta otra cuestión, el ministro Gattoni sostuvo que todavía no hay decisión tomada y que va a ser una cuestión que "vamos a estudiar". Los que adelantaron que será muy "difícil" de aplicar y que no se mostraron dispuestos a acompañar el pedido fueron los intendentes que en San Juan responden a Cambiemos, el frente que lidera el presidente Macri (ver aparte).

"Les quiero pedir a los distritos que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos, así van a aliviar las cargas sobre los comercios, sobre las Pymes y sobre los consumidores", dijo el Presidente a través de un video transmitido a través de su cuenta de Facebook.

Macri insistió con que "la única manera de lograr un cambio profundo y verdadero es que todos los argentinos nos sumemos al desafío de consumir menos; una de las misiones más importantes que tenemos que encarar juntos. Cada hornalla que apagamos, cada canilla que cerramos, todo suma", afirmó.

Lo que el Gobierno central quiere concretamente es que el precio de la tarifa social del gas se retrotraiga por dos meses, mayo y junio, a los valores de noviembre pasado previo al aumento y que las provincias acepten compartir el costo de esa medida. Según trascendió, la idea es que ese costo sea asumido 50/50 por la Nación y las provincias. Además se impulsará una campaña conjunta de concientización de ahorro en el consumo.

"Vamos a prestar acuerdo al pedido", dijo Gattoni y aclaró que en la cartera a su cargo se van a poner a trabajar en los números del impacto.

Tras la reunión con Aranguren, los representantes provinciales se mostraron abiertos a discutir una baja impositiva, aunque pidieron hacer consultas a los gobernadores y evaluar en profundidad el costo fiscal.

Después del mensaje presidencial, la primera en responder fue la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien anunció que va a reducir los impuestos a la luz, el gas y el agua (ver aparte).

Lo que algunas provincias tenían que definir es si podían -en caso de ejecutar una medida similar a la de Vidal- sacar la medida a través de un decreto o con una ley con apoyo de la Legislatura.

Según los números que hicieron en el Gobierno Nacional, para ayudar en la tarifa social, las provincias deberían destinar en total unos 120 millones de pesos anuales.

La actitud en el Gobierno Nacional cambió tras el "ruidazo" realizado en todo el país en contra de los aumentos en las tarifas de gas y luz. Así, aceptó el pedido del radicalismo de "aplanar" tarifas del gas en los meses de mayor consumo (mayo y junio, julio y agosto) y que el aumento sea prorrateado en tres cuotas a pagar entre noviembre y abril, con un interés que rondará el 21% anual.

Deja tu Comentario

<