Prisión perpetua para la joven de 20 años que asfixió a su bebé recién nacido

La Sala II de la Cámara Penal condenó este jueves a prisión perpetua a Irina Carrión, la joven de 20 años que en los últimos días de julio del 2016 asesinó a su hijo recién nacido en Santa Lucía.

A pesar de que la defensa de la acusada, el abogado Ismael Hidalgo, insistió con que Carrión es inimputable, la fiscal Leticia Ferrón de Rago solicitó que la condena sea prisión perpetua y el juez Atenágoras Vega determinó la sentencia con la apelación correspondiente.

Días atrás, la acusada fue entrevistada por un psicológo, quien consideró como alguien que comprendió que había matado a su propio hijo en los últimos días de julio de 2016, para luego meterlo en un balde y arrojarlo al fondo de un vecino en calle Sarmiento, metros al Oeste de la "Esquina del Sauce", en Santa Lucía. Allí lo halló un vecino el 1 de agosto de ese año.

"Tuvo un embarazo no deseado, no lo aceptaba, lo negaba. Para ella siempre el bebé fue un objeto extraño en su cuerpo, lo rechazaba, nunca estableció un vínculo afectivo con él", fue la descripción del profesional que que entrevistó a la mujer.

Deja tu Comentario

<