El alto ritmo de emisión monetaria refleja la persistencia de un elevado déficit fiscal

Pasada la primera quincena de febrero, los indicadores monetarios dan cuenta de un aparente exceso de relajamiento de la política monetaria, al punto que la base interrumpió el ciclo de desaceleración que mantuvo hasta noviembre del 24,7% al 26,2%; mientras que la circulación de billetes y monedas en poder del público se consolidó por arriba del 30% por décimo mes consecutivo.

Esos movimientos derivaron en la interrupción del proceso de desinflación, también desde diciembre, desde menos del 23% a más del 25% anual, esto es muy lejos de la meta recalibrada de inflación de 15% fijada para el corriente año por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, alineado con las directivas que recibió de la Jefatura de Gabinete.

 

Deja tu Comentario

<