Putin logra una ley para otorgar más de 8000 euros por nacimiento de cada bebé

Un proyecto legislativo de Vladimir Putin fue aprobado hoy en Rusia para pagar hasta 600.000 rublos (8.672 euros) a cada familia que tenga un bebé, como forma de enfrentar el descenso de la natalidad que sufre el país, problema demográfico que se arrastra desde los tiempos de la URSS y que el presidente viene considerando como «preocupante».

«Esta es una de las iniciativas más importantes en el marco de la implementación de la agenda del presidente. El jefe de Estado ha establecido la tarea de que estos cambios sean retroactivos y afecten a las familias en las que los niños nacieron a partir del 1º de enero de 2020», expresó el presidente de la Cámara Baja, Viacheslav Volodin.

El monto que asignará el Estado ruso a cada familia es 10 veces superior al salario medio percibido por la población del país, de acuerdo al Servicio Estatal de Estadística. El primogénito recibirá 466.000 rublos (6700 euros o 7.260 dólares) y en el caso de un segundo hijo, la ayuda será de 616.000 rublos (8901 euros o 9600 dólares).

Rusia, con 147 millones de habitantes, tiene actualmente una tasa de fertilidad de menos de dos nacimientos por mujer, lo que conduciría al país a una reducción de su población, un dato no menor dada la enorme extensión del país, de hecho la primera del mundo.

Vladimir Putin viene sosteniendo que la baja tasa es una «amenaza directa» para el futuro del país, por lo que expresó la necesidad de «garantizar para la mitad de la década un crecimiento natural de población estable».

La Argentina, siendo el 8vo. país del mundo en cuanto a superficie, es una Nación escasamente poblada. La tasa de fecundidad viene bajando de forma sostenida en las últimas décadas y actualmente se encuentra en 2,2 nacimientos por mujer, por lo que la población se encuentra al límite del estancamiento.

La densidad de población en Argentina (14 habitantes por kilómetro cuadrado) también es alarmante. Por eso, en 1974, Juan Domingo Perón planificaba, en los fundamentos de su Plan Trienal, una población de 50.000.000 de habitantes para el año 2000, como un ideal compatible con un proyecto de desarrollo integral industrial. Hoy, a 20 años del cambio de milenio, estamos aún por debajo de esa estimación y con una excesiva concentración en Capital y Gran Buenos Aires.

Si se compara por provincias, la densidad poblacional podría graficarse así:

Si a eso se le suma la importancia de nuestros recursos naturales y la precariedad de todo nuestro sistema de defensa, puede a simple vista captarse la débil situación en la que estamos frente a las potencias del mundo. Políticas demográficas como las que empieza a aplicar Rusia, mal no nos vendrían.

Kontrainfo

Deja tu Comentario

<